Ley de Envases: el oficialismo concede cambios pero el principal obstáculo se mantiene

Congreso El martes
La bancada oficialista y el Ministerio de Ambiente hicieron concesiones acorde al pedido de las empresas. No obstante, el punto más cuestionado, que es la creación de una tasa especial, se mantiene

El oficialismo, con el Frente Patria Grande que tiene como referente a Juan Grabois a la cabeza, busca acercar posiciones para avanzar con la Ley de Envases. Se trata de la iniciativa que promueve la gestión ecológica de los envases para reducir su impacto sobre el medio ambiente. 

 
La bancada oficialista y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible recogieron buena parte de los planteos hechos por la oposición, las provincias y las empresas para así llevar al recinto de la Cámara de Diputados un texto consensuado. Pero el punto más cuestionado de la iniciativa, que es la creación de una tasa que puede alcanzar hasta el 3% del precio del producto, se mantiene. Las chances de avanzar con un proyecto consensuado se complican. 

El oficialismo trabaja para acercar posiciones y avanzar con un texto consensuado. Busca dejar atrás el fracaso del año pasado, cuando pese a haber dictaminado y alistado para llevar al recinto el proyecto de Ley de Envases, jamás se votó. La diputada Natalia Zaracho, quien además es cartonera, se reunió con las diferentes bancadas para escuchar propuestas y críticas al texto original. Y tomó nota.

La semana pasada, funcionarios del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible expusieron ante la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano. Allí, Sergio Federovisky, secretario de Control y Monitoreo Ambiental del ministerio, dio a conocer que al proyecto del año pasado se le introducían una serie de modificaciones. 

Al anunciarlas, quedó en evidencia que el Ejecutivo había tomado nota de varios de los reclamos hechos por distintos actores alcanzados por la normativa, recogidos por Zaracho. Y concedió varias modificaciones.

CONCESIONES 


Federovisky propuso que coexistan dos sistemas de gestión de envases: un privado, que sea supervisado por el Ministerio de Ambiente y otro público, financiado con lo recaudado con la tasa para aquellos que no adhieran o que no presenten sistemas de tratamiento. El proyecto dictaminado el año pasado solo contemplaba la segunda opción. Y había sido fuertemente cuestionado por las empresas, por ser dejadas afuera de la gestión de envases.

61bb7d6da1cac_700_462!

Así, el nuevo proyecto les propone tres opciones a las empresas. La primera es que utilicen envases retornables. La segunda es que presenten un plan de gestión de envases. La tercera opción sería el pago de la tasa. Lo recaudado va a alimentar un fideicomiso de administración específica, que se podría usar con un único fin: recuperar materiales. Primer reclamo atendido.

Ante las advertencias por parte de la oposición de que el fideicomiso creado a partir de la tasa se convertiría en una "caja" para municipios y organizaciones sociales de reciclado "amigas", Federovisky hizo una segunda propuesta. Crear un comité con representantes de cooperativas y cámaras. Este tendría la misión de garantizar la transparencia del fideicomiso. Segundo reclamo atendido.

Sobre la participación de los estados provinciales, Federovisky sugirió que las gobernaciones también puedan presentar sus planes de manejo de envases. Es decir, que no haya un manejo excluyente del Estado Nacional a los municipios. Tercer reclamo también atendido.

LA TASA SIGUE EN PIE


El asunto es que la tasa, que no puede representar más del 3% del valor del producto, sigue en pie. En otras palabras, el escollo para sumar las adhesiones de otros bloques se mantiene. No solo Juntos por el Cambio rechaza su implementación. En palabras del diputado del PRO Luciano Laspina, se trata de un "impuestazo encubierto" pese a que desde el Frente Patria Grande insisten con que su objetivo es otro.

laspina

"La tasa es un incentivo para que los envases se diseñen de forma más ecológica. Cuanto más ecológico es el envase, menos tasa va a pagar", explicaron desde el Frente Patria Grande. En concreto, mientras más ecológico sea el envase, menos tasa paga. Incluso, esta puede llegar a ser cero.


"Seguimos creyendo en la necesidad de una tasa, pero nos sorprendió de manera bastante fuerte que incluso aquellos con los que habíamos conversado hasta el día antes y le habíamos explicado cuál era el propósito de esa tasa, al día siguiente la calificaran de impuesto extorsivo, de impuesto inflacionario, de un montón de adjetivaciones que no solamente no están en nuestro interés, sino que no están en el proyecto", se explayó Federovisky la semana pasada, al exponer en Diputados.

 
La lectura que hacen desde Juntos por el Cambio es que la tasa terminará trasladándose a precios y será el consumidor quien deberá pagarla.

LAS PROPUESTAS DE LA OPOSICIÓN


No solo Juntos por el Cambio tiene sus reparos en torno a la tasa. En diálogo con este medio, la diputada Graciela Camaño, del Interbloque Federal también expresó sus críticas. "Mantienen la tasa al 3% como una referencia. Aun cuando dicen que según sus cálculos sería mucho más baja. No estoy de acuerdo en eso", le dijo a El Cronista.

Camaño es autora de un proyecto de ley de envases que contempla una tasa "que no podrá superar el 1% de valor de la venta de total de productos envasados durante el año anterior".

El año pasado, antes de presentar esa iniciativa, la bonaerense había firmado el dictamen de Juntos por el Cambio, que no incluye tasa alguna. Este año, la coalición opositora volverá a insistir con ese texto, que tiene como autor al exdiputado Gustavo Menna. A grandes rasgos, este proyecto promueve el sistema de Responsabilidad Extendida del Productor (REP).

Es decir, que sea la empresa productora la responsable del ciclo total de la vida útil de los envases post consumo, organizando, financiando y administrando de manera privada la gestión de los materiales, para su recuperación y reciclaje.

En este modelo, el rol del Estado se limita a definir metas de cumplimiento, aprobar los planes de gestión y fiscalizar su cumplimiento. 

 63235a9ebb954_700_462!

Tampoco el socialismo ve con buenos ojos la implementación de la tasa. "Siempre es mejor pensar en incentivos. Particularmente en Argentina es difícil que algo no se traslade al precio", argumentó el santafesino Enrique Estévez. 


"Estamos haciendo todo este esfuerzo y cediendo en cosas significativas. Esperamos llegar al recinto con un dictamen de consenso. Además, porque queremos que ley se cumpla. Que el gobierno que venga la aplique", dijeron desde el entorno de Zaracho. Las negociaciones siguen abiertas.

Te puede interesar