Meten miedo pero los que dan miedo son ellos

Opinión 20 de julio de 2023
Volvé a escuchar el comentario editorial de Cristina Pérez en Rivadavia AM630.

El ministro de Economía insiste en meter miedo sobre la oposición y no le da miedo tener 7.000 millones de dólares en rojo las reservas. Sería gracioso, si no fuera un espanto. Pero tiene lógica. El ejemplo lo doy justamente para contrastar con algo que verdaderamente da miedo porque están dejando fundido al país.

Cuando a un gobierno sólo le queda azuzar el miedo es que ya perdió toda autoridad y que no tiene nada para ofrecer en el presente. Entonces tienen que salir a decir que el cuco es el otro. Y no extraña porque con este nivel de ineficiencia para resolver los problemas reales que son la inflación, la inseguridad y las mínimas condiciones para que funcione la economía, qué podrían decir. ¿Hacerse cargo? ¡Jamás!

Ahora, son sectores de la salud los que advierten que se pueden llegar a suspender hasta trasplantes o cirugías por la escasez de insumos, e incluso análisis clínicos. Eso da miedo, ministro.

Ayer a esta misma hora les contamos sobre operativos en la City porteña para “detener a los liquidadores”. Los había anunciado por Twitter, que no es ninguna instancia formal de gobierno sino una red social, el propio ministro de seguridad Anibal Fernandez afirmando que intervenía la Justicia Penal Económica. Las fuentes del juzgado de turno desmintieron haber ordenado allanamientos ayer. No ordenaron ningún procedimiento. Una fuente judicial lo describió así: “Fue un procedimiento literario entre un tuit y una noticia vieja” pero ayer “no hubo ningún policía cumpliendo orden de pesquisa, ni requisa, ni nada”. Si Fernandez mintió es gravísimo y si se equivocó también es gravísimo. Hoy no mencionó ningún juzgado al referirse al tema.

 

Los procedimientos ordenados por la AFIP no tienen validez legal sin intervención judicial y eso tiene antecedentes. En épocas de Etchegaray en la Afip el juez en lo Penal Economico Marcelo Aguinsky prohibió a la Afip hacer operativos contra “arbolitos financieros”. Estamos hablando de 2012. Sólo podría hacer operativos el Banco Central que tampoco los ordenó ayer.

Hoy el ministro la quiso arreglar diciendo que los pedidos salieron del Ministerio de Economía. Pero no nombró ningún juzgado. El contexto es el de un dólar blue que alcanzó los 525 pesos. Si buscan bajar el dólar sacando la policía y metiendo miedo, es otra muestra de ineficiencia y desesperación.

Esto más allá de que los allanamientos no se avisan. Todo un papelón.

Así explicaba lo inexplicable Anibal Fernandez.

 

Y fíjense a qué me refiero cuando digo que el gobierno proyecta en otros el miedo que generan ellos. Ayer el ministro Massa dijo que la oposición si gana recortará jubilaciones cuando uno de los mayores ajustes este año se produjo en el rubro jubilaciones que se redujo en un 8% este semestre comparado con el mismo período de 2022. Al recorte de las jubilaciones lo hizo él. Y lo sabe cada jubilado. Encima les toman el pelo a los abuelos porque cuando no les alcanza para vivir lo que les ofrecen es que se endeuden en un crédito que no pueden pagar, salvo que se lo ofrezcan a alguien de la familia para que aproveche la tasa de interés.

Otra cosa que da miedo es escuchar que el ministro de economía defienda los subsidios diciendo que son “salario indirecto”. Primero un descaro cuando a cada vez más asalariados no les alcanza con trabajar para no ser pobres. Segundo, cuando vemos todos los días cómo los subsidios matan lentamente la economía y sector que tocan sector que destruyen. El otro día lo vimos con los colectivos. Los subsidios son otra cara de cuánto empobrecieron a la población mientras multiplican gastos en un estado fundido y rompen toda ecuación sana en una empresa. Y mejor no entrar en el tema de la transparencia de la plata que se va a subsidios.

Estamos en horas cruciales para un acuerdo con el Fondo que se les está complicando más de la cuenta precisamente porque pretenden mantener variables irreales de la economía y no es opción no acordar. Todo este relato del miedo, es la forma que encontraron de encubrir sus propios desaguisados. Pero en un contexto donde los argentinos están padeciendo la crisis, deberían darse cuenta, primero que la gente se da cuenta de lo que hacen, y segundo, que es una falta de respeto que crean que la van a convencer, mostrándole un espantapájaros, asustándola. Cuando lo que la asusta es salir a la calle y que la maten, que no le alcance para comprar comida o que se le vayan los hijos al exterior, expulsados por esta decadencia.  

Por cierto, desde ayer rige la prohibición de actos públicos que puedan considerarse de campaña. Esperemos que se anoticien los candidatos que ocupan algún cargo importante.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email