Miguel Ángel Pichetto: "La Iglesia y el Papa Francisco en particular deben hacer una autocrítica"

Política 26 de enero de 2023
El ex candidato de vicepresidente criticó a la Iglesia y al sumo pontífice. Además, destacó que Mauricio Macri "tiene un componente de liderazgo importante y reconocimiento internacional".

Ayer tuiteaste que "La mala administración, el aumento de la pobreza, la inflación incontrolable son producto de las mismas ideas que la iglesia pregonó en este último tiempo. La Iglesia y el Papa Francisco en particular deben hacer una autocrítica". La pobreza en 1975, antes del "Rodrigazo" era de 4%. 

Hay que recordar que los obreros cordobeses, en el famoso Cordobazo, caminaban con overol blanco y pedían participación en la ganancia de las empresas. 

Esa Argentina, hasta 1974, siguió teniendo el mismo crecimiento del PBI per cápita que Australia y Canadá y se rompe en 1975 con el Rodrigazo, y después con la dictadura. ¿Sería justo decir que estos 50 años que se cumplen el próximo año de neodecadencia argentina es por las diversas políticas que se llevaron adelante?

La democracia falló dando una respuesta de eficacia en el manejo económico. La demanda de la sociedad argentina si la comparamos en términos relativos con otros países latinos siempre fue superior en educación y salud pública y seguridad. El Estado debe garantizar todo eso.

Los gobiernos democráticos del '83 en adelante respondían con endeudamiento externo o vía emisión monetaria, ninguno encaró un proceso serio de orden económico, fiscal, cuidar la moneda, que el Banco Central esté subvencionando al Estado, por ahí va el análisis que hay que hacer.

El papa Francisco criticó las políticas económicas: "Argentina tiene un nivel de inflación impresionante"

Lo cierto es que en estos 50 años la Argentina fue para atrás.

Si. La Iglesia y el Papa Francisco en particular deben hacer una autocrítica. 

Las ideas de que es mejor ser pobre, el mérito no es importante y la propiedad privada es un derecho secundario son letales para el modelo de crecimiento argentino. 

Me parece valiosa la declaración del Papa, no es tonto. Lo que está haciendo es ponerle distancia a este Gobierno que es un fracaso. 

La Argentina del pobrismo, los planes y las jubilaciones sin límites está terminada, hay que entrar en un plano de seriedad y orden económico, modernización laboral, baja de impuestos, sino el país no es viable.

¿Cómo ves el escenario electoral? ¿Qué tendría que hacer Juntos por el Cambio para ser más competitivo? ¿Desde el PRO tendría que haber una definición de la candidatura de Mauricio Macri por si o por no para no seguir generando un enigma? 

No hay ningún proyecto político que pueda triunfar sin un programa de ideas que esté consustanciado con la visión de la sociedad y el rumbo que el país necesita.

El modelo del liderazgo y de la presidencia compartida ya se llevó puesto a la Argentina con Fernández Fernández, por lo que el que surja de Juntos por el Cambio tiene que tener autoridad, decisión y autonomía. Este es el desafío que debemos encarar de acá a marzo o abril, no mucho más. Hay un tiempo más para que Macri defina.

Las chances de que Macri se postule
¿Es posible pensar que Macri esté analizando presentarse o no dependiendo cuál sea la performance del Gobierno actual?

Hay una tendencia emocional en Argentina de pensar que el pasado fue mejor, el presente es malo y el futuro va a ser peor. Esto es una poco la síntesis emocional de lo que viven los argentinos. 

Macri tiene un componente de liderazgo importante y reconocimiento internacional. Hay algunos valores distintivos que tiene Macri. Él tiene que decidir personalmente qué hacer, son decisiones de vida. Pero lógicamente esto tiene un esquema de temporalidad para poder avanzar, cualquiera sea la decisión que tome. 

¿Sería bueno que él fuera candidato?

Lo escuché en Mar del Plata cuando presentó el libro y habló de competir, dijo que competir era bueno para Juntos por el Cambio, eso me pareció muy significativo. Mencionó que él estaba arriba del ring, son palabras que son significativas en boca de alguien que ha sido presidente y que ha mantenido una gravitación muy importante dentro de la coalición opositora. 

Imaginemos que compite con Horacio Rodríguez Larreta, ¿no se crean posibilidades para que pueda triunfar en esas PASO a un candidato como Facundo Manes? 

No lo creo. Lo que noto es cierta desorientación en Manes. Tengo un respeto personal por él, me parece un hombre con buenas intenciones, pero en política hay cuestiones que deben analizarse con cierto realismo. 

Se conocieron encuestas favorecedoras para Sergio Massa, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof

Este miércoles dijo que había que convocar a Juan Schiaretti y Juan Urtubey. A mi también me gustaría que este proceso englobe al 80% de la Argentina, pero en política hay cosas que se pueden y otras que no.

¿Opina que Schiaretti está adelantando las elecciones para tener más chances en su candidatura presidencial?

Para darle más peso a su candidatura. Además, te digo una cosa, no me gusta criticar a nadie, pero en política vos tenés que dar testimonio todo el tiempo de las cosas que ocurren en la sociedad. Acá hay gente que desaparecer por tres años y después aparece para encabezar una fórmula...

¿Te estás refiriendo a Urtubey?

Al que le quepa el poncho que se lo ponga.

Yo viví esa experiencia. En ese momento había un proceso de renovación del peronismo, no querían volver al   kirchnerismo.

En Mar del Plata, en 2019, con Alternativa Federal hicimos un encuentro con 12 gobernadores y cerca de 140 diputados y senadores. Había una masa crítica muy importante entre los cuales el principal dirigente era Schiaretti y lo secundaban Sergio Massa, Urtubey, Roberto Lavagna, Florencio Randazzo, estábamos todos ahí. Todos entendíamos que había que hacer un cambio de pensamiento hacia una visión capitalista y democrática del peronismo.

De repente, bueno, se adelantan las elecciones en Córdoba, Schiaretti gana, y una semana antes nos dijo que no vayamos, porque el triunfo era de Córdoba. Ahí habló de cordobesismo.

En la política la historia pasa. Estás parado en la esquina, el colectivo pasó, te agarraste del pasamanos y peleás el sentido de trasendencia, como dicen los franceses, que van a escribir de vos en los libros de historia, y jugás tu destino en función de una presidencia o no lo jugás.

Ese era el momento para mi. Era el momento del cambio democrático del peronismo. Quizás el kirchnerismo no hubiera vuelto.

¿Si Schiaretti hubiese decidido avanzar y no encerrarse en Córdoba el escenario político del país sería diferente? 

Sí. La política a veces se parece a la música, tiene un tempo, oportunidad. Esta propuesta de la tercera vía hoy es tardía. Hay dos modelos de coalición enfrentadas que tienen que resolver y dirimir para dónde va el país. Habrá que ver también la performance de Milei, que puede gravitar también en el debate, y en términos porcentuales para dónde se inclina la sociedad. Porque el voto de Milei expresa un cambio más radicalizado en términos liberales, pero más afin a la propuesta de Juntos por el Cambio.

Si hay balotaje, el destino de este Gobierno está sellado.

Newsletter

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email