Facundo Campazzo, de la NBA a Serbia sin escalas: jugará en el Estrella Roja

Deportes 18 de diciembre de 2022
Tras su corte de los Mavericks, cedió pero no llegó a un acuerdo para volver al Real y terminó fichando para jugar con Luca Vildoza en el equipo campeón serbio. Se anunciará en las próximas horas
MPXXZ5T3ZBCYXKI4THVNLASDIQ

A veces es necesario dejar de perseguir sueños y desafíos, moverse de las luminarias, y volver a la esencia. Es lo que necesitaba Facundo Campazzo y por eso esta decisión que puede sorprender a más de uno: el capitán del seleccionado argentino jugará en Serbia. Sí, de Dallas a Belgrado, sin escalas. De la NBA a la Euroliga. De los Mavs al Estrella Roja, último campeón serbio, actual puntero (marca de 13-1) y además participante de la Euroliga (está 10° con 7-7), la Champions del básquet. Puede parecer un paso atrás, seguramente lo sea si se piensa en frío, pero el cordobés necesita volver a jugar, recuperar la confianza, la motivación y, por qué no, sentirse importante.

Han sido meses difíciles para Facu, un chico lleno de alegrías y carisma al que le había ganado la incertidumbre y la impaciencia en estas últimas semanas. Otra vez le pasó que un DT (Jason Kidd) y una franquicia NBA (Dallas Mavericks) no le dio las oportunidades que buscaba para demostrar su valía, y que puede jugar en la mejor liga del mundo. Y no sólo eso: le rescindió su contrato, el único no garantizado del equipo, y así quedó a la deriva. Otra oferta NBA no apareció, como era lógico, y tuvo que volver a mirar para el Viejo Continente, donde ya triunfó.

La opción más factible e interesante era el Real Madrid y ahí se produjo otra desazón para el jugador. Facu conoce la Casa Blanca, ahí ganó todo, tiene amigos y hasta su casa en Madrid. Era el destino ideal, el que quería. Pero, claro, no contaba con la postura de la dirigencia blanca, en especial de Juan Carlos Sánchez, el presidente de la sección famoso por sus formas, en negociaciones y en el día a día, que han generado más de un enojo y hasta alejamientos, como el de Pablo Laso, el segundo DT más exitoso en la historia del club.

Los problemas fueron dos: el primero, la cláusula de rescisión que el jugador todavía no terminó de pagarle al Real -le quedan 2.6 millones de euros que debe abonar antes de junio- y la actitud que encontró en la Casa Blanca. Tal vez enojados porque Campazzo siempre priorizó la NBA y ahora sintiéndose en un lugar de poder, “porque ahora llama y quiere volver”, el club no hizo los esfuerzos que Facu esperaba. Desde el entorno del jugador le contaron a Infobae que “él se cedió todo lo que se pudo, pero no pareció haber voluntad del Real. Incluso Facu sintió que no lo querían en realidad, porque le pidieron cosas insólitas, como que hasta se hiciera cargo de las comisiones de los agentes, algo que nunca suceda”, contaron.

Campazzo viajó incluso a Madrid, con su familia, para demostrar su voluntad, pero no encontró eco en prácticamente ninguno de sus pocos pedidos. Incluso se dio cuenta, días atrás, que la fecha límite para igualar la oferta del Estrella Roja pasaría sin pena ni gloria. Incluso intuyó que no era esa ni tampoco algo parecido, en términos de propuestas.

Así, al jugador, aceptó la muy buena oferta del Estrella Roja, que la hizo hace 10 días y ayer quedó firme, tras perder el Madrid su derecho de tanteo. Los dos agentes del jugador, David Carro y Claudio Villanueva, estuvieron este jueves en Belgrado, antes, durante y después del partido de Euroliga, ultimando los detalles y viendo lo que fue la derrota del equipo ante el Milano. La primera desde que asumió Dusko Ivanovic como DT y desde la llegada de Luca Vildoza, el otro argentino que arribó hace poco, en la misma situación de Campazzo, tras una mala experiencia en la NBA y con la necesidad de volver a jugar y sentirse valorado.

Luca viene siendo figura del equipo, ayer fueron 16 puntos y 6 asistencias, y volverá a formar dupla con Campazzo como en la Selección. Los destinos de ambos parecen unidos, ya que no sólo les ha tocado jugar con la celeste y blanco, sino también en Mar del Plata. En su momento uno defendiendo los colores de Quilmes y el otro, de Peñarol, los archirrivales. Ambos volverán a vivir el calor de la afición porque los serbios son famosos por su fanatismo por el básquet y cómo el estadio explota en cada presentación. Con los argentinos -que no podrán estar en la última ventana clasificatoria para el Mundial porque el equipo juega Euroliga y no cede jugadores- y la presencia de Nemanja Nedovic, un anotador, y algunas otros buenos jugadores de rol, Estrella Roja aspira a pasar a ser un competidor de los poderosos, Fenerbahce, Olympiacos, Real, Barcelona y Efes.

En estos días, justamente, Olympiacos apareció en escena con un interés por Campazzo, lo mismo que la Virtus de Bologna, pero no se acercaron a lo de Estrella Roja. Facu, en principio, firmaría por dos años, con una salida barata entre temporadas. Una situación ideal. Si no le gusta el equipo, el ambiente, lo que sea, puede salir en este mercado. Y, en el mientras tanto, necesita volver a jugar, luego de dos años y medio entrando poco, tocando la pelota sólo por momentos. Su esencia es otra y a los 31 años, necesita ser otra vez el Facu que todos conocimos.

Lo de la NBA lo intentó, no salió como esperaba, ahora es tiempo de comenzar otra etapa, de volver a ser, de volver a disfrutar con una pelota en la mano.

Te puede interesar